May 27, 2018 Last Updated 7:57 AM, Jun 29, 2017
RCM3®, SOFTWARE DESARROLLADO POR IRIM PARA LA IMPLANTACIÓN DE RCM

RCM3®, SOFTWARE DESARROLLADO P…

RCM3® es un software desarrollado por IRIM para llevar a cabo el proceso de impl...

La evidencia del fallo

Se consideran fallos ocultos todos aquellos fallos que, aún estando presentes de alguna manera en la instalación aparentemente no dan ningún síntoma que los evidencie. El concepto ‘oculto’ se refiere a la posibilidad de ser detectado por el personal de operación en condiciones normales, se refiere a que el fallo no da ningún síntoma para los operadores del equipo en condiciones normales. Es conveniente tener claro el concepto de fallo oculto, pues la criticidad de un fallo oculto en mayor que la criticidad de un fallo visible.

Así pues los fallos ocultos no tienen una consecuencia directa en la producción, pero su importancia se debe a que cuando se hacen evidentes normalmente tienen consecuencias graves y acrecientan la posibilidad de que ocurran fallos múltiples cuyas consecuencias generalmente son mucho más graves que el fallo oculto en sí mismo. Hay que tener muy presente un aspecto importante: cuando mas sofisticadas se vuelven las máquinas, más posibilidades hay de que presente fallos ocultos.

Hay mecanismos que tienen cierta propensión a tener fallos ocultos. Es el caso de los sistemas de protección, por ejemplo. Un pulsador de emergencia puede tener un fallo y no manifestarse de modo alguno hasta el momento en que haga falta su uso, por presentarse una situación de emergencia. El fallo estaba ahí, pero no era visible para los operadores de la máquina en condiciones normales.  

Desde los primeros momentos del desarrollo de RCM ya se prestó una gran importancia a este tipo de fallos que aparentemente no están presentes y que permiten operar los equipos sin mayor problema. Es la gestación de un fallo mayor lo que alertó a los primeros desarrolladores de esta metodología sobre la importancia que había que prestar a este tipo de fallos. RCM3 considera que efectivamente estos fallos requieren de una consideración especial, que se tratará más adelante. De momento, lo importante es tener en cuenta que al analizar los modos de fallo hay que marcar aquellos que no dan síntomas evidentes, ya que habrá que considerarlos con una importancia especial, y por supuesto, habrá que adoptar medidas preventivas que los revelen.

Estudiando los modos de fallos de acuerdo a los síntomas que presenta, se pueden clasificar pues éstos en dos categorías: fallos ocultos y fallos visibles. 

Revista IRIM: Especial RCM
2º parte

El Instituto RENOVETEC de Ingeniería del Mantenimiento, IRIM, ha editado el número 6 de la revista IRIM. 

Puedes descargarte la revista de forma totalmente gratuita en formato pdf desde aquí.

Síguenos en Facebook