Aug 15, 2018 Last Updated 7:57 AM, Jun 29, 2017
RCM3®, SOFTWARE DESARROLLADO POR IRIM PARA LA IMPLANTACIÓN DE RCM

RCM3®, SOFTWARE DESARROLLADO P…

RCM3® es un software desarrollado por IRIM para llevar a cabo el proceso de impl...

Medidas paliativas

No siempre es posible evitar el fallo, incluso para modos de fallo críticos o significativos. En estos casos es posible establecer una serie de acciones no ya para evitar la avería, sino para minimizar los efectos de éstas.

Estas medidas paliativas pueden ser de los siguientes tipos:

  • Cambios en el sistema de control. Se trata de modificaciones puntuales efectuadas en el software de control, y que pueden incluir algunas de las siguientes actuaciones:
    • Anulación de seguridades
    • Variación de límites de funcionamiento (alarmas y disparos)
    • Reconfiguración de lazos de control, variando por ejemplo sus parámetros PID.
    • Paso de control automático a control manual
  • Mensajes o comunicaciones a emitir.
  • Protocolo de actuación del personal.
  • Aumento provisional de personal.
  • Puesta en marcha de equipos de reserva.
  • Variación de la configuración existente.
  • Reconducción de fluidos por caminos o tuberías que no son las habituales.
  • Instalación de equipos provisionales.
  • Adquisición de repuesto que debe permanecer en stock.

Todas las medidas provisionales en caso de fallo pueden agruparse de nuevo en tres categorías, igual que se vio anteriormente para las modificaciones:

  • Medidas provisionales de alto coste, como la instalación provisional de equipos de precio elevado. Este tipo de medidas solo serán posibles para evitar fallos considerados críticos.
  • Modificaciones de coste medio, como el alquiler de determinados equipos. Este tipo de medidas será posible plantearlas para evitar fallos críticos y significativos.
  • Modificaciones de bajo coste, como la reconducción de fluidos o la elevación de los límites de alarma o disparo. Estas medidas provisionales pueden plantearse para evitar fallos de cualquier tipo, incluidos los fallos tolerables.

En cualquier caso, hay que partir siempre de la premisa ya expuesta anteriormente, según la cual el coste de la medida provisional debe ser menor que la suma de los costes de reparación más las pérdidas asociadas a la falta de producción (pérdida de ingreso y posibles penalizaciones por incumplimiento del programa de carga).

Para no perder el control de la planta al efectuar este tipo de medidas provisionales, es recomendable que en la sala de control exista un libro específico en el que se anoten este tipo de actuaciones. Se corre el riesgo de que estas modificaciones, realizadas para afrontar una situación muy concreta, no se repongan a su estado inicial una vez acabado el incidente, convirtiéndose en definitivas sin que nadie haya estudiado detenidamente sus consecuencias a largo plazo. Como además estas medidas en ocasiones no quedan suficientemente reflejadas en planos, esquemas y documentación, pueden comentarse errores de graves consecuencias al considerar que una instalación tiene una configuración, cuando realmente esta configuración ha variado y en el momento presente tiene otra.

Este libro se denomina a veces Libro de Simulaciones y Puentes, y en él deben anotarse, para cada medida tomada, las siguientes informaciones:

  • Fecha en la que se realiza la modificación provisional.
  • Persona que la autoriza y persona que la lleva a cabo.
  • Descripción de la medida provisional adoptada.
  • Fecha de reposición a la situación original, cuando se produzca.

Revista IRIM: Especial RCM
2º parte

El Instituto RENOVETEC de Ingeniería del Mantenimiento, IRIM, ha editado el número 6 de la revista IRIM. 

Puedes descargarte la revista de forma totalmente gratuita en formato pdf desde aquí.

Síguenos en Facebook